Sebastián Reyes Arellano, un ‘monstruo mal educado’

Sebastián Reyes Arellano, un ‘monstruo mal educado’

Me queda completamente claro que México y Veracruz están inmersos en dos guerras. Una, la que sostienen las fuerzas policiales contra la delincuencia organizada; y dos, la que mantienen las propias bandas delictivas. Esta última, si acaso, es la más feroz que se haya visto en México, la que más cala en el ánimo civil y la que más ofende, lastima y atemoriza.

Querer negar esa sensación de inseguridad, ese sentimiento de vacío y desamparo, podríamos pensar que no solo es inocente e insensible, sino que incluso resultaría hasta mal intencionado por parte de cualquier político. El mismo Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares en sus conferencias de prensa acepta que es normal que la ciudadanía tenga temor, no lo niega, e intenta al menos tranquilizar advirtiendo que los muertos son el resultado de una guerra intestina entre las bandas de malosos. Por eso es que no se entiende que haya políticos como el diputado local Sebastián Reyes Arellano, que mostrando que no tiene ni dos centímetros de frente, intente negar a la sociedad el mínimo derecho a resentir y sufrir la ‘percepción’ de inseguridad.

Este sábado al medio día, ante el primer hecho delictivo frente al edificio del Tribunal Superior de Justicia, los xalapeños nos preocupamos; pero como ya sucede comúnmente, quisimos voltear hacia otro lado, continuar nuestra vida con normalidad y si acaso advertir a nuestros amigos y seres queridos que si no tenían nada que hacer en la zona, mejor la evitaran.

Sin embargo, cuando en la noche el horror atravesó las pupilas xalapeñas, fue entonces cuando ya no fue posible mirar hacia otro lado pues la salvaje impronta había tatuado la imagen en el inocente iris capitalino. Las llamadas se dispararon y los padres, nerviosos con justa razón, llamaron a los hijos para que se regresaran de donde estaban y volvieran a la calidez -si acaso- más segura del hogar.

Ante eso, no hay nada que hacer. El temor de un padre por la seguridad familiar no siempre es razonado. El miedo, cuando nace, se desarrolla y obtiene la mayoría de edad en tan solo unos segundos. Y el querer negarle a la sociedad el mínimo derecho a inquietarse, insisto, es morboso.

Por eso es que cuando un político como Reyes Arellano intenta minimizar la ‘percepción’ escurriendo el bulto a los medios de comunicación, no queda más que pensar: “Vaya sangre pesada”.

La única ocasión que quien esto escribe ha tenido contacto con el diputado Sebastián Reyes Arellano fue cuando por error él envió unos mensajes a nuestra cuenta de Facebook, que iban dirigidos a otra distinguida periodista a quien invitaba a conocerlo de cerca y le decía: “cuando guste le invito a tomar un café y verá que no soy el monstruo mal educado que ve en mí”.

Ahora que vemos sus declaraciones con respecto a la inseguridad no nos queda muy claro si es un “monstruo mal educado” o sencillamente no estructura bien sus pensamientos.

Su última declaración raya en la ignominia, cuando al tocar el tema de la inseguridad en Veracruz advierte que “…la ciudadanía no se queja de esa situación, los que se quejan son los medios de comunicación, pero la ciudadanía no se ha quejado y lo digo con todo respeto, yo no he escuchado nada al respecto”.

Ahora resulta que los que magnifican la situación son los medios. ¡Cuánta insensibilidad! Es, sencillamente, monstruoso.

@atticuss1910

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.